letrero

domingo, 30 de septiembre de 2012

¡Hombre de poca fe!

ADRIAN ROGERS





































ESCRITURA
Mateo 14:31-32: “¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.”
TESORO BÍBLICO:
Un hombre se estaba vistiendo en su recámara en la parte trasera de su casa, mientras su esposa conversaba con una amiga en la sala. Él llamó a su esposa y le preguntó: “Querida, ¿crees que esta camisa esté limpia como para ponérmela?” Sin pensarlo ella respondió: “No.” Él le dijo: “¿Cómo sabes que no está lo suficientemente limpia para ponérmela si ni siquiera viniste a verla?” Ella le contestó: “Si tuviste que preguntarme, es porque está sucia.”
Ahora bien, cuando usted se pregunta si debería hacer algo o no, si tiene dudas, entonces mejor no lo haga. La mayoría de nosotros ni siquiera nos tomamos el tiempo de preguntarle a Dios, simplemente lo hacemos.
PUNTO DE ACCIÓN:
¿Tiene dudas acerca de algo? Si usted posee aunque sea la más mínima duda en su corazón si eso es pecado o conlleva al pecado, sea fuerte y escoja decir “no”. El Señor le dará paz.

JEREMIAS 20;11


¡DIOS LO PENSÓ PARA BIEN!

 David Wilkerson





















En la corte de Faraón estaba Jacob - un anciano de 130 años de edad - y José, su hijo perdido, corrió a abrazarlo. Como se vio después, José era el segundo al mando de todo Egipto. A todo lugar que Jacob fue con su hijo - en el palacio, por las calles en su carruaje - la gente se inclinó ante José en respeto y admiración (ver Génesis 46 y 47).
Cuando el faraón preguntó a Jacob cuántos años tenía, respondió: " Tengo ya ciento treinta años de andar peregrinando. Pocos y malos han sido los años que he vivido…" (Génesis 47:9). El hebreo dice: "Pocos y tristes mis días han sido". En pocas palabras: "He visto un montón de sufrimiento".
Sin embargo, ¿valió la pena? Sí, ¡por supuesto! Jacob y su familia habían sido liberados de la hambruna. Todos los setenta miembros de su clan estaban ahora fuera de peligro, plantado en lo más rico de las tierras agrícolas de Egipto. El hijo de Jacob estaba en el trono y tenían toda la comida que podían comer.Jacob - un hombre con un corazón contrito - podría mirar hacia atrás y decir: "Cuando mi hermano Esaú me amenazó, me pareció que mi vida había terminado, pero Dios me sacó. Mi Señor estaba allí todo el tiempo; cuando Labán trató de destruirme, Dios me bendijo y me libró. Además, el Señor liberó a mi esposa Raquel y a mi familia de los peligros de la idolatría.
"Yo fui victorioso sobre todos mis enemigos, ninguno de ellos se levantó para desafiarme de nuevo, he vivido para ver mi semilla multiplicarse y prosperar...
El comienzo de una gran nación, he vivido para caminar en medio de mis nietos,incluso mis tatara-nietos. Y ahora mis hijos serán los patriarcas de Israel,los líderes sobre sus propias tribus. ¡Ni una palabra que Dios me dijo en un principio ha fallado. Mi Señor me ha cumplido cada una de Sus Palabras!".
Y, amado, ¡Así también Él estará con nosotros hoy!

“¡Alabado sea el Señor, así lo profetizó!”

ADRIAN ROGERS



















ESCRITURA:
Colosenses 1:17: “Y Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él subsisten.”
TESORO BÍBLICO:
Cantamos que nuestro Señor tiene al mundo en sus manos. Sin embargo, ¿sabe qué es aún más extraordinario que eso? Que Él tiene a todo el universo en sus manos. Él es quien con tan sólo su palabra lo creó. Él es el que lo mantiene funcionando. Él es el que un día doblará al mundo como a una prenda de ropa y lo guardará en un cajón en algún lado. Él lo regula, lo gobierna y lo administra.
Cuando tome el periódico y lea algo alarmante, no hay necesidad de pánico. Dígase a sí mismo: “¡Alabado sea el Señor, así lo profetizó!” Nuestro Dios está en control. Él que puso las estrellas en órbita, posee a todo el universo en sus manos.
PUNTO DE ACCIÓN:
Tome a un niño de la mano y vean juntos las estrellas brillar en la noche, u observe cómo la hoja de un árbol cambia su color. Entonces, comparta con él, quién es el asombroso Creador y que mantiene todo con su diestra.

sábado, 29 de septiembre de 2012

PEDID Y SE OS DARÁ

CHARLES SPURGEON






















"Abre tu boca, y yo la llenaré." Salmo 81: 10.

¡Este es un gran estímulo para la oración! Nuestros conceptos humanos nos inducen a pedir pequeñas cosas, porque nuestros merecimientos son pequeños; pero el Señor quiere que pidamos grandes bendiciones. La oración debería ser un asunto tan sencillo como abrir la boca; debería ser una expresión natural, sin limitaciones. Cuando un hombre es ferviente, abre grandemente su boca, y nuestro texto nos exhorta a ser fervientes en nuestras súplicas.

Sin embargo, también quiere decir que podemos tener valor delante de Dios, y pedir muchas y grandes bendiciones de Sus manos. Lean el versículo completo, y vean el argumento: "Yo soy Jehová tu Dios, que te hice subir de la tierra de Egipto; abre tu boca, y yo la llenaré." Debido a que el Señor nos ha dado tanto, nos invita a que pidamos más, sí, a que esperemos más. Miren cómo los pajaritos en sus nidos parecieran ser solamente bocas cuando la madre llega para alimentarlos. Actuemos de la misma manera. Recibamos gracia en cada puerta. Bebamos la gracia como la esponja chupa el agua en la que se encuentra. Dios está listo para llenarnos cuando estemos listos para ser llenados. Que nuestras necesidades nos induzcan a abrir nuestras bocas; que nuestro desfallecimiento nos conduzca a abrir nuestras bocas y a esperar con avidez; sí, que nuestra alarma nos lleve a abrir nuestras bocas con el grito de un niño. La boca abierta será llenada por el propio Señor. Que así sea para nosotros, oh Señor, en este día.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Vivir con o sin reglas














Amado (a) 
  

"...que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe." Romanos 16:26

Dios desde el principio insistió en que su pueblo debía vivir de acuerdo a una serie de principios y sabía que no podrían cumplirlos. Él soñaba con una comunidad justa y equitativa, donde las personas fuesen dignamente respetadas. Pero vio lo mal que se trataban entre sí. Por lo tanto, para regular su convivencia creo los mandamientos. ¡El problema es que por regla general no nos gustan las normas! En realidad pensamos que las reglas son para los demás y no para nosotros. La fe en Cristo es el punto de partida para obedecer las reglas morales y éticas que Jesús nos enseña.  Juan 5:39 nos invita a: "Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí." En el nombre de Jesús, amén y amén.
PAN DE VIDA

jueves, 27 de septiembre de 2012

»▬▬▬«•*•»▬▬▬**
║(¯`v´¯).
║ `•.¸.•.
║¸.•´...... BENDICIONES MIS AMADOS HERMANOS...... DULCES SUEÑOS *
║(¸¸.•¨¯`•»
»▬▬▬«•*•»▬▬▬**

Nada es Imposible

Amado (a) 
  














"Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible." Mateo 17:20

Con frecuencia Jesús comenta sobre la naturaleza de la fe genuina y dice que:"si tuviereis fe, nada os será imposible".  Cristo nos habla de una fe que puede mover montañas, realizar milagros y producir sanidad y hacer grandes cosas para Dios.  La fe en Dios debe ser genuina, una fe eficaz con gran fuerza, con un poder que sea capaz de generar grandes cambios y profundos resultados en el corazón del creyente. El Espíritu Santo llena el corazón, lo que la mente no puede hacer.
La verdadera fe es un don impartido por Cristo, que acerca al creyente a La Palabra y obra profundamente en su vida.  Aún en las pruebas más grandes, la fe en Cristo trae paz y consolación al fervoroso.  En el nombre de Jesús, amén y amén.
PAN DE VIDA

Las Riquezas De La Gracia De Dios

CHARLES STANLEY















¿Se considera usted rico? No importa cuánto dinero tenga, si es seguidor de Cristo, es muy rico porque Dios ha prodigado sobre usted las riquezas de su gracia. En el momento de su salvación, Él depositó en su cuenta “toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (v. 3). ¿Por qué, entonces, tantos creyentes viven en la pobreza espiritual?
1. La ignorancia. Algunos cristianos no conocen esta “cuenta bancaria” espiritual sin límites y, por tanto, nunca hacen uso de ella.
2. La confusión. Muchos creyentes no saben cómo tener acceso a los tesoros de la gracia de Dios. Como resultado, se angustian y se quejan por sus necesidades y problemas, o vienen al Señor desesperados implorando y mendigando ayuda, sin darse cuenta de la abundante provisión que Él ya ha depositado en su cuenta.
3. Los intereses opuestos. La distracción por las cosas de este mundo puede ser la razón más común. Los cristianos en esta categoría se centran en las posesiones, las responsabilidades urgentes y su progreso material, pero no tienen interés por las cosas espirituales de Dios.
Las riquezas de la gracia de Dios superan cualquier riqueza terrenal. Ellas dan la paz y la satisfacción que el dinero no puede comprar, y sus beneficios son para toda la eternidad.
La única manera de tener acceso a las riquezas espirituales de Dios es por la fe. No tenemos que mendigar o convencer al Señor para que nos dé lo que ya ha puesto a nuestra disposición. En vez de eso, aceptemos que somos quienes Él dice que somos, y hagamos lo que nos ha llamado a lograr.

La Verdad Es Lo Que Dios Dice!

ADRIAN ROGERS

























ESCRITURA:
Juan 8:32: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”
TESORO BÍBLICO:
¿Alguna vez ha ido al circo y visto a un elefante encadenado a un poste? ¿Por qué no se libera? Porque desde que estaba pequeño se le amarraba a un árbol. Y por más que trató de soltarse, nunca pudo. Ahora tiene grabado en su mente que no puede liberarse. Cuán verdadero es esto de usted y de mí, que tenemos ciertas formas de pensar grabadas o fijas en nuestras vidas. Decimos: “Estoy encadenado a estos hábitos y no me puedo liberar.” O afirmamos: “No soy lo suficientemente bueno.” Existe todo tipo de mentiras que nos mantienen cautivos. Mas la verdad es lo que Dios dice, no lo que nosotros pensamos.
PUNTO DE ACCIÓN:
¿Existen algunas fortalezas en su vida que le encadenan al pasado? Escriba 2 Corintios 10:4 y Gálatas 5:1 y memorícelo. Libérese de las mentiras del pasado y ¡dígase a sí mismo la verdad!

miércoles, 26 de septiembre de 2012

¡Alabado sea el Señor!

ADRIAN ROGERS
















ESCRITURA:
Apocalipsis 7:12: “La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos.”
TESORO BÍBLICO:
Ese cuenta de un hombre que se emocionaba demasiado en la iglesia. Continuamente gritaba:“¡Alabado sea el Señor!” Un día, unos miembros de su congregación vinieron a hablarle cuando él araba sus campos. Al terminar de platicar, él inclinó su rostro y explicó: “Sé que es verdad. He interrumpido los cultos, pero saben, me siento ahí y pienso en todo lo que el Señor ha hecho por mí: cómo murió en agonía y derramó su sangre en la cruz por mí... cómo Él ha perdonado todos mis pecados... cómo me ha llenado del Espíritu Santo y hasta cuida de mi mula mientras le alabo.”
Si ser salvo y saber que irá al cielo no lo emociona, usted tiene callos en su alma. ¡Es emocionante conocer al Señor Jesucristo!
PUNTO DE ACCIÓN:
¿Cuándo fue la última vez que usted levantó sus manos y grito: “¡Alabado sea el Señor!”? ¡Quizás este instante sea el momento!

ORACIÓN


UNA CONSPIRACIÓN DE INTERRUPCIONES

David Wilkerson

















Todo el infierno tiembla por la oración eficaz y ferviente de un solo creyente. La poderosa oración de sólo un intercesor suena como furiosos truenos en las cavernas de condenación. Ni un solo centímetro de espacio en
el infierno no se ve afectado por un creyente que se niega, toma su cruz y sigue a Cristo con todo su corazón.
Sin embargo, hay que recordar: El alma que clama con angustioso anhelo la profundidad de Cristo se convierta en el foco central de la conspiración de interrupciones de Satanás.
Un pastor me escribió, diciendo: "Mi mayor lucha no es con algún pecado secreto de la carne, sino ¡con
mantener una vida constante de oración y estudio de la Palabra de Dios! Satanás rara vez me tienta con el pecado sexual, pero me mantiene tan ocupado con los asuntos cotidianos de la vida que mis tiempos de oración y de estudio se ven perjudicados. Yo no permito que esto suceda intencionalmente pero quedo atrapado en todo tipo de proyectos e interrupciones; este ciclo se repite una y otra vez y Satanás me está robando
mi tiempo con Dios."
Al igual que millones de otros sinceros cristianos, este querido pastor es víctima de una conspiración demoníaca de interrupciones. Y el objetivo principal del diablo en estos ataques es el lugar secreto de oración.
Entonces, ¿cómo hace el diablo para tener a los creyentes fuera de este “temible” lugar secreto? ¿Les tentará con imágenes eróticas, calmando los pensamientos escapistas a través del alcohol o las drogas, o con sueños
de fama y prosperidad?
No, ¡nunca! El diablo sabe que la persona en unión con Cristo no se verá tentada por tal vulgaridad. En cambio, el viejo zorro pretende interrumpir y obstaculizar al creyente todo lo posible para entrar en la presencia de Dios y
estudiar su Palabra.
La comunión en oración y el estudio de la Palabra de Dios no pueden ser opcionales. Su pensamiento no puede ser simplemente que usted debe orar, sino que no puede sobrevivir sin la oración. Job dijo: "Guardé las palabras de su boca más que mi comida" (Job 23:12).
Sólo cuando orar sea lo suficientemente importante para Usted, sólo entonces… ¡sacará tiempo para hacerlo!

domingo, 23 de septiembre de 2012

VUELVE A BET-EL

David Wilkerson 

















Dios vino a Jacob en un sueño y le dijo “Vuélvete a Bet-el, el lugar donde te conocí y construye un altar allí, como prometiste que lo harías” (vea Génesis 28:10-22 y 31.13).
Jacob había oído una palabra clara de Dios, y actuó en completa obediencia a esa palabra. Él sabía que Dios lo guardaría, estaría con él y cumpliría Su plan. Sin embargo, Jacob enfrentó un peligro que lo llevó al borde de la
destrucción.
Él iba a volver a enfrentarse a su hermano Esaú, y a su padre Isaac, a quienes había engañado. En un momento, llegó un mensajero a Jacob, advirtiéndole: “Esaú viene hacia aquí con un ejército de 400 hombres.
¡Él está tratando de hacerte daño!”
La escritura dice que “Entonces Jacob tuvo gran temor…” (Génesis 32.7).Rápidamente dividió su pueblo en dos grupos, pensando: “Si Esaú mata un grupo, al menos el otro puede escapar”. Sin embargo, incluso en la
experiencia más terrible de su vida, vemos pruebas del corazón contrito y destrozado de Jacob:
“Y dijo Jacob: Dios de mi padre Abraham, y Dios de mi padre Isaac, Jehová, que me dijiste: Vuélvete a tu tierra y a tu parentela, y yo te haré bien; menor soy que todas las misericordias y que toda la verdad que has usado para con tu siervo; pues con mi cayado pasé este Jordán, y ahora estoy sobre dos campamentos.”
“Líbrame ahora de la mano de mi hermano, de la mano de Esaú, porque le temo; no venga acaso y me hiera la madre con los hijos. Y tú has dicho: Yo te haré bien, y tu descendencia será como la arena del mar, que no se puede contar por la multitud.”(Génesis 32:9-12)
Jacob se estaba sujetando al Pacto que Dios había hecho con él. Estaba diciendo en esencia: “Señor, Tú me hiciste una promesa. Sé que no soy digno de ella, pero Tú dijiste que irías conmigo. Pero ahora estoy a punto de perderlo todo. No estoy atribuyéndome ninguna bondad de mi parte, pero te amo y te estoy obedeciendo, así que, ¿Dónde está tu pacto Dios?
Al final de su vida, Jacob, un hombre con un corazón contrito pudo mirar hacia atrás y decir “cuando mi hermano Esaú me amenazó, parecía que mi vida había terminado pero Dios me saco de ahí. ¡Mi Señor estaba allí todo el tiempo!

Anhelo una Bendición para mi Salir el día de Hoy!

CHARLES SPURGEON

























"Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir." Deuteronomio 28: 6.

Las bendiciones de la ley están vigentes. Jesús confirmó la promesa cuando soportó el castigo. Si yo guardo los mandamientos de mi Señor, puedo apropiarme de esta promesa sin ninguna duda.

Hoy entraré a mi casa sin temer malas noticias, y entraré a mi aposento esperando oír buenas nuevas de mi Señor. No tendré temor de entrar en mi interior mediante un autoexamen, ni de revisar mis asuntos mediante una diligente inspección de mi actividad. Tengo mucho trabajo por hacer dentro de casa, dentro de mi propia alma; oh, anhelo una bendición en toda ella, la bendición del Señor Jesús, que ha prometido habitar en mí.


También debo salir. La timidez me orilla a desear quedarme adentro, y no salir nunca más al mundo pecador. Pero debo salir para cumplir con mi llamado, y debo salir para poder ser útil a mis hermanos, y útil a los impíos. Debo ser un defensor de la fe y un atacante de la impiedad. ¡Oh, anhelo una bendición para mi salir el día de hoy!


Señor, concédeme ir donde Tú me guíes, y ocuparme en Tus asuntos, bajo Tus órdenes, y en el poder de Tu Espíritu.


Señor Jesús, entra conmigo y sé mi invitado; y luego sal conmigo, y haz que mi corazón arda, cuando hables conmigo en el camino.

jueves, 20 de septiembre de 2012

El Amor de Dios y su Justicia

CHARLES STANLEY



















SALMO 33.4, 5
Algunas personas rechazan el mensaje de salvación porque se sienten ofendidas por lo que dice la Biblia sobre la ira de Dios. Incluso hay creyentes que tienen problemas para reconciliar el amor del Señor con su justicia. ¿Cómo puede Él ser, al mismo tiempo, perfectamente misericordioso y perfectamente justo? En un intento por conciliar este dilema, a menudo tratamos de suavizar el mensaje de juicio, y subrayar más bien el amor de Dios. Pero el amor y la justicia no son términos contradictorios. En realidad, no se puede tener uno sin el otro.
El amor de Dios trae bien a nuestra vida. Pero si no hay justicia, el pecado se vuelve incontrolable, y causa dolor y sufrimiento. Nadie piensa que un juez es amoroso cuando se niega a castigar a un criminal. Dejarlo libre no es saludable para el culpable ni para la comunidad. De la misma manera, nuestro Padre celestial no puede permitir que el pecado quede sin castigo.
Pero esto presenta un dilema aun mayor para la humanidad. Todos somos culpables delante del Dios santo. Es por eso que Cristo vino a la Tierra. Él llevó sobre sí la ira divina por todos nuestros pecados, para que el Padre pudiera ser justo y al mismo tiempo perdonador. Su justicia fue satisfecha por el mayor acto de amor: la muerte de Cristo en la cruz. Así que, quienes aceptan por fe la oferta de salvación del Señor, nunca experimentarán el castigo eterno.
Aunque en el cielo todos los creyentes compareceremos ante el tribunal de Cristo, no habrá razón para temer. Nuestro juicio tendrá el propósito de determinar las recompensas, no de recibir castigo. Por gratitud, debemos prepararnos ahora para ese momento, viviendo para el Señor cada día.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Yo Valgo Como Persona...

ADRIAN ROGERS

























ESCRITURA:
Romanos 8:39: “Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
TESORO BÍBLICO:
Un perfeccionista en la iglesia es una persona frustrada que frustra a todos a su alrededor. Para ésta, el compañerismo nunca es lo suficientemente bueno. El maestro nunca está lo suficientemente preparado. La música no es lo suficientemente espiritual. El Señor Jesús provee la única perfección que nosotros obtendremos hasta que lleguemos al cielo. No es la perfección lo que Dios está buscando en sus hijos; lo que Él busca es la excelencia. Dios está trabajando en usted para lograr su propósito para su gloria.
PUNTO DE ACCIÓN:
Memorice esta declaración: “Yo valgo como persona, independientemente de mi servicio, porque Cristo murió por mí y me dio su vida. Mi vida está guardada en Él. Jesús me ama.”

Cómo Rendir al Máximo en el Trabajo

CHARLES STANLEY

¿Se despierta usted cada día temiéndole a su trabajo? Si es así, es posible que tenga un concepto equivocado del mismo. La Biblia nos enseña a vernos como siervos que trabajamos para el Señor, no importa quién sea nuestro patrón.
Jesucristo mismo dio el ejemplo. En Mateo 20.28, Él dice que no vino para ser servido, sino para servir. Si usted desea tener éxito en su trabajo, debe tener la actitud de Cristo, que era la de un siervo. En vez de limitarse simplemente a trabajar para recibir algo a cambio, invierta de usted mismo en los demás, y sea un buen trabajador en equipo. Si alguien le pide que le acompañe una milla, camine dos (Mt 5.41). Su actitud honrará a Dios y transformará la calidad de su trabajo.
Cuando yo estaba en la universidad, trabajaba en una fábrica de tejidos que era insoportablemente calurosa, y un lugar terrible para trabajar. No me gustaba estar allí, pero entendía que tenía que cambiar mi actitud, por lo que le dije a Dios: “Voy a hacer esto como si Tú fueras mi jefe”. Eso lo cambió todo. Ya no me importaba el calor, y podía testificar de mi fe a seis personas a la vez. A mi jefe no le gustaba que hablara de Cristo, pero volvió a contratarme el año siguiente. Si mi actitud hubiera sido negativa, nadie me habría escuchado, y no habría tenido un empleo.
Si usted está trabajando simplemente para ganar dinero, tiene una visión limitada de lo que es el trabajo. No hay nada malo en querer ganar dinero para que usted y su familia vivan bien, pero como cristiano usted sirve al Señor, y eso debe ser evidente en el trabajo que haga en este.

LA ESCALERA DE JACOB

David Wilkerson 



















Una de las personas más interesantes en el Antiguo Testamento es Jacob, un hombre estafador, engañador y manipulador. Sin embargo, Dios amaba de verdad a este hombre.
Jacob engañó a su hermano Esaú por su primogenitura. Cuando un hambriento Esaú volvió de cazar, Jacob le ofreció un plato de guisado a cambio de su primogenitura. En su cultura, la primogenitura era el derecho del varón primogénito de ser jefe del clan. Esto incluía una “bendición doble”, es decir, recibir una porción doble de todas las posesiones de su padre. Y aún mas importante, el que tuviera la primogenitura iba a ser el progenitor del linaje  patriarcal a través del cual Cristo vendría: “y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente” (Génesis 28:14).
Jacob también había robado la bendición patriarcal de su padre Isaac - una bendición que correspondía a Esaú – haciéndose pasar por Esaú. Cuando Esaú se enteró que Jacob le había robado su bendición de su padre, estuvo determinado a matarlo.
Su madre Rebeca, convenció a Isaac de enviar a Jacob lejos, donde vivía su hermano Labán. Ella quería que Jacob encontrara una esposa allí y que viviera tranquilamente. Mientras Jacob iba de camino, Dios le mostró una visión increíble. Vio una escalera descendiendo del cielo hacia la tierra,con ángeles que subían y descendían del trono de Dios, cumpliendo sus órdenes (vea Génesis 28:12)
Dios estaba corriendo el telón y mostrándole a Jacob la actividad divina que estaba ocurriendo todo el tiempo. Todos esos ángeles estaban cumpliendo una misión – iban una y otra vez a la tierra para guiar y dirigir al pueblo de Dios, ministrarles, acampar alrededor de ellos, advertirles, protegerles, guardarles y proveer para sus necesidades.
Amados, ¡Esa escalera todavía sigue ahí!, y esos mismos ángeles no han envejecido ni una hora desde que Jacob los vio. De hecho, ellos todavía están trabajando y ministrando a nuestro favor hoy en día.
Dios dijo entonces a Jacob, y a través de  él, a nosotros: “He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.(Genesis 28:15).

lunes, 17 de septiembre de 2012

La Responsabilidad de los Padres

CHARLES STANLEY



















LUCAS 3;22
Las palabras son solo una pequeña parte de la comunicación de los padres. Veamos ahora dos tipos de mensajes en los que debemos ser modelos para nuestros hijos.
Primero, los niños necesitan saber que son amados, aceptados y capaces. En el pasaje de hoy, Dios Padre dijo estas cosas a su Hijo. Es esencial que nuestros hijos logren una sensación de seguridad y de pertenencia en el hogar, para que no busquen aceptación en otras partes. Y la manera como les amemos y proveamos para ellos les ayudará a llegar a entender el amor del Padre celestial.
Segundo, los padres somos responsables de enseñar los principios necesarios para vivir una vida agradable a Dios. Una forma de hacerlo es mediante la lectura de la Biblia en voz alta, y compartir historias de cómo el Señor estuvo involucrado en nuestras vidas. Pero las acciones deben concordar con lo que decimos. Por ejemplo, no podemos esperar que nuestros hijos entiendan realmente la regla de oro si actuamos con egoísmo, arrogancia o insensibilidad.
Modelar la vida cristiana debe ser intencional, como el leer la Biblia o servir en la iglesia como familia. Pero tenga en cuenta que las acciones y las palabras no siempre se perciben correctamente. Asegúrese de que la comprensión de sus hijos concuerde con el mensaje que espera comunicar.
Sus palabras y sus acciones enseñan. ¿Saben sus hijos, más allá de toda duda, que son valorados y capaces? ¿Les está dando las herramientas que necesitan para seguir a Cristo? Recuerde que Dios no espera perfección. Él guiará al corazón dispuesto y cubrirá los errores con su gracia.